Blogia

DIÁLOGOS POSTMODERNOS

DERIVAS: aspiraciones y espiraciones

DERIVAS: aspiraciones y espiraciones

"We tend to forget that happiness doesn’t come

as a result of getting something we don’t have,

but rather of recognizing and appreciating

what we do have."

-- Frederick Keonig

 

Quise comprender lo complicado de la vida, y terminé ignorando las cuestiones simples de la misma. Me distraje con palabras que no eran las que mis pensamientos maquinaban, y me descubrí improvisando una vida.

 

Quise cortarles las alas a los demonios del pasado, mientras construía mausoleos para las vírgenes de mi presente y terminé dejando a la deriva, el destino de mis sueños. Me enredé en el ardid de la vida fácil, envicié mi organismo con evangelios corruptos, y me descubrí rehabilitado por tus labios.

 

Quise disfrutar la vesania por los placeres carnales, y me perdí en los regocijos oníricos que mi alma inspira. Me abstraje de la psicosis cotidiana de rendir tributo a deidades fraudulentas, y me descubrí auténtico en mi cotidianidad.

 

Quise ocultar el sol con un dedo, y termine desnudo, aullándole canciones lisérgicas de cuna a la luna oculta. Me deslumbraron estrellas fugaces que nada más me desviaron de mi camino, y me fragmenté en constelaciones de ideas para llegar a tu destino...mientras dormías.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Aute: Humo y Azar

Aute: Humo y Azar

¡Ah! ¡Quién pudiera estar ya mismo en Córdoba! Bueno, no en Córdoba, Veracruz, que igual es rico, supongo, sino en la ciudad española aquella que los moros controlaban, cerca del Mediterráneo y... disculpen, me perdí en la evocación de lo desconocido. Ahora transportado por el tercer disco en vivo de Luis Eduardo Aute, quien -por cierto y ya entrados en gastos- ha confesado que sus abuelos eran nativos de aquella ciudad; ¡quién lo viera, tan cachas, presumiendo inglés made in Philippines!

 

Track 01

 

Hace una semana me hice de este álbum doble +DVD, delicioso desde la portada (una pintura de Julio Romero) donde todo le lleva a uno a un lugar íntimo (y no les digo del video, que mejor es primero oírle, perderse en ese mar de sonidos como trasportados al azar por el humo). No hay sorpresas para los seguidores de Aute, todo marcha de la mano del encanto, las primeras notas y una guitarra sensual... "Cierto que huí de los fastos y los oropeles (...) porque vivir era un vértigo y no una carrera".

 

Aute se explica en el concierto lo justo, da pie a sus canciones con monólogos introductorios, se sabe conocido. En esta oportunidad no comparte las tablas y, si con Silvio tuvo noche de salida en hombros en las ventas y un público masivo que le rodeó desde las alturas, en esta ocasión, amo y señor, se brinda a su público incluso el que no estando ahí le atestigua desde sus salas de estar.

 

Track 02

 

"Quisiera que fuera una declaración de amor por esta ciudad de Córdoba". Dice Aute, antes de comentar que esta presentación sólo incluirá canciones de amor. Y de ahí empiezan a caer en cascada como el agua cristalina de las fuentes moriscas "Esta noche", "Pasaba por aquí", "Imán de mujer" (qué maravilla de canción). Luego vienen las referencias y dedicatorias a Lennon en "Imaginación", y a Mick Jagger en "Haffa Café" (donde relata la anécdota del encuentro con el Stone que le arrebató la atención y el cuerpo de una generosa dama).

 

Tras ello, "Cada vez que me amas", donde puede el escucha, por momentos, olvidarse de la versión de 1993 cantada a dúo con Silvio Rodríguez; los destellos de la guitarra eléctrica lo dejan a uno sin aliento.

 

Track 03

 

El segundo disco incluye los temas más conocidos del cantante. Yo, que no soy su fanático, me sorprendió lo congruente que es, cosas de hace 20 años (o más) siguen sonando tan a nuestro tiempo, de tal forma que ninguna canción está fuera de lugar. Y eso se debe a la programación del concierto. "Mojándolo todo", "Anda", "Las cuatro y diez", "Al alba" y, por supuesto, "Sin tu latido".

 

No puedo decir que el disco, dedicado al amor, sea un disco romántico. Sería restarle, dejarlo en el calificativo de lo "bonito": es más que eso. Uno de los mejores discos españoles grabados en directo de los últimos años (ahí alguien me confrontará con el "Dos pájaros de un tiro" en la mano... pero... yo tendría mis dudas).

 

El escenario: el patio de columnas del Palacio Museo de Viena, de la ciudad andaluza. Y sin gritos que manchen los tracks... (raro, eso sí).

 

Track 04

 

Con el disco, además se celebran -de manera implícita- los 40 años de trayectoria como cantante de Luis Eduardo Aute (el pintor de llama Luis Eduardo Auté... que es el mismo, pero no es igual).

 

El DVD incluye una conversación con Pastora Vega (a tumba abierta, se lee por ahí); yo digo que es a calzón quitado.  Aquí pueden ver un fragmento:

 

 

Un disco exquisito, completo, digno de estos días de calor violento y tropical (por lo menos aquí en Tlaxcala, y en eso uno piensa que ya se volvió loco el clima, pero es culpa del calentamiento global) y, si a usted le gusta la pasión sudorosa y las sábanas mojadas, éste debe estar en el reproductor de su habitación...

 

Bonus Track

 El heredero de la leyenda Marley, Ziggy, ha presentado su disco "Family Time" donde participa parte de la dinastía: Judah, Rita y Zendella. Y además Jack Johnson, Willie Nelson y Paul Simon, entre otros; ya les comentaré.

¿Qué es el amor?

¿Qué es el amor?

Dedicado a mis dos amigos de noches de adicciones baratas: Ana y César; y a Magaly, quien hubiera querido que lo fuera… antes o después.

 

 

¿Qué es el amor, al inicio, mitad, totalidad y final? Todos podemos abrazar la filosofía del amor porque todos alguna vez hemos saboreado ese enigma que acontece en sus diferentes tonalidades y siempre deja una pregunta. El psicoanálisis nos ha permitido diferenciar las pulsiones y las intenciones concretas que tiene; así, podemos remitirnos a un simple gusto, un deseo sexual, un afecto tierno, una intención romántica, una perversión arraigada, un impulso agresivo convertido en su contrario, o un “amor verdadero”.

 

Otro ensayo sobre el amor sería inútil si no fuera porque es en sí un acto de amor, tan sencillo como que es el mismo deseo de escribir y compartir las presentes ideas con los demás lo que aparece como una muestra de las ansias por crear un vínculo fructífero con quienes leen estas líneas, tomando la oportunidad para agradecer el espacio que Diálogos Postmodernos me ha ofrecido para esparcir lo que aparece en mi consciencia y lo extiendo como regalo.

 

Dicho esto, quiero continuar con el desnudo del amor. Las personas que no quieren a sus padres, o que incluso los odian, son una muestra que el amor se construye con las satisfacciones alcanzadas en los primeros años de vida, es decir, es completamente “interesado”. Y si vemos a los sujetos antisociales, o incluso, los psicópatas, podemos notar que el amor no es una cualidad congénita del ser humano, sino por lo contrario, es un sentimiento que se desarrolla con precisiones ‘milimétricas’, pero que se llevan a cabo inconscientemente. La capacidad de amar es una potencialidad que sólo se desenvuelve si se recibe en consecuencia.

 

Pero volvamos a la pregunta inicial. Según parece, me he puesto tarea digna de un escapista, aunque sin ningún truco entre manos con el cual pueda escapar fácilmente de esta encrucijada. Así, con lo único que puedo salir avante es volviendo a la idea original para rescatar el sentido de este escrito. El amor es entonces el encuentro con las ganas de ‘querer’ y ser ‘querido’, el gusto por compartir la existencia (presente) con alguien o con algo por el gusto de coexistir. Podrían preguntar acerca del amor desinteresado, pues bien, el hecho de compartir la existencia con alguien no se reduce a “junto a mí”, sino “en el mismo momento”, aún así se encuentre lejos, por lo que tiene que ver con interesarse por el otro, el saber que está ahí en algún lugar. Por otra parte, el ser querido es indispensable, completaría el círculo perfecto del sentido del amor, ser querido es ser reconocido y estar inscrito en el lenguaje de un ‘Otro’ que se sienta querido por uno; es como el proceso de hijo-mamá/papá; “yo quiero porque me quieren”.

 

Cambio de velocidad ¿qué es el amor al inicio? Es una pulsión de búsqueda después de una excitación cerebral (neuronal) que echó a andar interpretaciones subjetivas que hacen valorar el gusto por algo. Pero dejémonos de imprecisiones y hablemos del amor de pareja. El amor al inicio nos conduce por el interés de atrapar la esencia del ser amado; tal vez tendría que ver con ‘pulsiones parciales’ y perversas (psicoanalíticamente hablando), o sea, aquellas formas infantiles por las cuales nuestro desarrollo psicosexual pasa obligatoriamente en nuestro crecimiento; entonces, un cierto voyeurismo aparece, un impulso por tocar, por ‘introyectar’ la imagen que nos ha impactado, por fantasear los alcances de nuestro deseo, y por la necesidad de ser correspondido, satisfecho por ese objeto de (nuestro) amor.

 

El querer amar es una ambición tan grande como el alimentarse, esto nos llevaría a dimensiones metapsicológicas, pero no siendo el objetivo de este escrito, sólo comentaré al respecto que la necesidad de interiorizar un afecto nutre los bastos campos que la pulsión de vida ha dispuesto, aplazando la pulsión de muerte para condiciones futuras. El amor al inicio no duele, puede frustrar, decepcionar, incluso dejar una ironía a flor de piel, pero no doler.

 

Siguiente: el amor a mitad. Nos sentimos enamorados, a secas. Todo brilla, es esa vida color de rosa que parece ser totalidad, pero no lo es aún. Pareciera que nuestro mejor ser emerge y el amor arrebata lógicas, objetividad, y ciega como cuando vemos al sol después de días de negros nubarrones. Esa inyección de hormonas y manejo de la química cerebral nos hace mantener los efectos de una droga que tiene una influencia grande sobre nuestro humor y actividad. Así que, cuando nos sintamos con pila baja, lo mejor es enamorarse o en su defecto, tener un orgasmo; la vitalidad que nos invade es impresionante, y el amor es un animal que siempre va por más; en la búsqueda de su satisfacción se vuelve el sirviente predilecto de la reina o el rey. Esta posición de sometimiento sólo es una figura representativa de nuestro mejor ser, pero sólo es el Dr. Jekill de Mr. Hyde, quien sólo quiere saciar su hambre. En este respecto, nuestros impulsos más instintivos son los que actúan bajo una máscara que la misma cultura le ha otorgado, pero tal no es mala, dependiendo de la persona que la vista puede ser el mejor complemento o sólo una charada para saciar los “egocéntricos” instintos.  

 

El amor a mitad es, pues, el mayor show que el amor puede montar: luces, colores, exhibicionismo, la atracción más vívida que un ser humano llega a presenciar. Alcanzar este punto es reconfortante por sí mismo y sólo algunos llegan al siguiente paso, muchas cosas se desvanecen después de esto, cuando el final alcanza antes de llegar a la cima, se vuelve como un criminal en el momento que el amor deviene un circo más que un sentido de vida; pero del final, ya habrá oportunidad de atenderlo, en ocasiones parece el más distinguido invitado, por paradójico y funesto que parezca.

 

El amor a totalidad. No me crean demasiado y sólo acompáñenme a desvariar un poco. Y es que sospecho que el amor a totalidad es más que un trastorno mental, pero más sano aún que cualquier estado anímico del hombre. Recuerden el recorrido de las ballenas en invierno hacia las cálidas aguas del trópico, todos los años llegan sin falta, con nuevos elementos, ballenatos que empezarán a vivir temporadas en dos ‘hogares’ distintos. El instinto muestra amor, y si esto va contra la tesis expuesta al inicio, ahora quiero deshacerla merced a la locura que les insté líneas atrás; nuestro instinto pasa a ser sentido común cuando hemos crecido con cierta salud mental y potencializamos nuestra capacidad para amar. Pero no quiero parecer del todo humanista y proseguiré mi camino.

 

Amar conlleva empatía, comprender la necesidad y el estatus de la persona de enfrente; pero en todo esto hay algo oscuro ¿Qué pasa con nuestros impulsos más lascivos? Parecen claramente sublimados por otra necesidad más grande que el orgasmo, y he ahí lo oscuro: ¿Qué otra necesidad y placer puede haber en el hombre más grande que el orgasmo sexual? Incluso ‘la muerte chiquita’ conlleva un pedazo de muerte, la otra pulsión primordial propuesta por Freud. Los religiosos dirán que el amor a Dios es más grande que todo eso y, en efecto, la conciencia del hombre puede alcanzar niveles increíbles en donde las percepciones del cuerpo y sus satisfacciones son mucho menos requeridas que aquellas impresiones anímicas o metafísicas que se insertan en el devenir existencial. Siendo objetivos, todos los seres humanos tienen percepciones y opiniones diferentes, así que lo que diga uno u otro tiene validez aunque haya contradicción entre sí, lo importante de esto es que dentro del esquema del amor, definitivamente lo subjetivo existe, así que, el paso de una excitación corporal a un sentimiento es trascendental.

 

No creo llegar a nada convincente, pero quiero terminar este trecho describiendo dos circunstancias. Cuando una pareja se ha concebido como tal, dos personas crean un vínculo sin perder su individualidad; qué mejor que amarse en libertad, sabiéndome todo yo y amar sin ninguna clase de complejo, y ser amado sabiendo que sobre mí recae un verdadero acto de ‘amor’. Esto es, que no recae sobre la acción de amar ningún otro tipo de proceso mental parasitario que requiera de un afecto para sobrevivir, como por ejemplo un déficit considerable de estima propia. La siguiente circunstancia es, el amor que una madre puede tener sobre su bebé, incluso desde que sabe que existe en su vientre. Una tarde, una doctora de apellido Levy nos dijo: “estamos precedidos por el lenguaje”; y sí, antes de nacer todos los padres tienen un ‘mundo’ en la cabeza con el cual bañan a sus hijos; el deseo de tenerlo, el quererlo siendo un embrión, el amarlo cuando empieza a moverse, y toda una fantasía por estar con él y verlo crecer; si tuviera que decir algo a las madres futuras sería: ese amor inicial déjenlo crecer naturalmente, así como ha crecido nueve meses, los cuidados y la educación acorde a nuestra cultura se llene de ese amor a totalidad, desinteresado, sin miedos, sin complejos, sin compensaciones. Amén por naturaleza.

 

Y el amor a final, no sé si los poetas le escriben mejor al desamor que al amor. Nos golpea terriblemente, así como Rajmáninov hizo llorar a su piano en sus días más lúcidos. Y de aquí dos derivados: aprendemos algo o envenenamos nuestro ser. El meollo del asunto está en el amor profesado con anterioridad, de qué tan libre, qué tan necesario o qué tan profundo haya sido, así, serán las marcas que dejará. Ese vacío que nos regala es un hueco que se empieza a llenar con las diferentes ideas e imágenes que se tiene de dicha pérdida, las cuales serán los cimientos para lo que vendrá después, es un proceso psíquico intenso, doloroso, lento y muchas veces necio. Como todo proceso de duelo hay una parte de negación que se impone de una manera férrea, y que, indudablemente, el deseo de recuperarse de eso conlleva un trámite mórbido donde continuamente se recrean los sentimientos en un ‘valle de cenizas’. Pareciera como si los afectos para remitir o desaparecer necesitaran de un incremento en su sensación, y es cuando más sufrimos, es parecido a esa percepción cuando estamos enfermos y empezamos a curarnos, hay un momento en que el dolor llega a un máximo y a partir de ahí va en descenso.

 

Muchas veces se viven amores a final antes de encontrar el amor a totalidad, y en ocasiones esos momentos de infelicidad ayudan a comprender y entender la relevancia del verdadero amor, nos sirven como guía para encontrar lo deseado; y esa es la parte de querer aprender de ello, sin embargo, la frustración de perder lo querido, lo que ‘nos pertenece’ genera sentimientos ‘destructivos’, y en el afán de recuperarlo con objetos sustitutivos pone al hombre en una línea ‘sin fin’, repitiendo patrones enfermizos que se alejan del objetivo inicial. Pero el amor a final puede ser inicio o un infierno que tiende las peores trampas; sería interesante no ponerle juicio de valor alguno y dejarlo simplemente como sustantivo. Aunque a lo que nos enfrentamos no es retórica sino pasión, a la parte más pura del hombre mismo, y damos cuenta que el pensamiento brota también como necesidad de enfrentar a todo aquello que sentimos y protegernos de su furia; para darle luz a lo que en la oscuridad nos vence, nos intimida, nos invade, nos funde en un arrebato de SER.

Original Soundtrack of the Motion Picture: Mi Vida

Original Soundtrack of the Motion Picture: Mi Vida

1.- ¿Cuál fue el primer disco que escuchaste?

Basándome en mis más recónditos recuerdos diría que una enorme cantidad de discos de música infantil: Cri-Cri, varios discos de la colección Juguemos a Cantar, Cepillin, Parchis, Enrique y Ana, y un larguísimo etcétera, pero en sí los primeros discos no míos que escuche y recuerdo muy bien fueron dos de Menudo: Quiero Ser y Dulces Besos, ¿quién lo diría no es así?, todo gracias a mis "nanas" de la infancia.


2.- ¿Cuál fue el primer disco que compraste?

Mi pequeña colección discográfica empezó al comprarme el disco de Michael Jackson, "Bad", sinceramente un gran disco de pop, obviamente nada comparado con su antecesor "Thriller" pero un disco que escuché una y otra y otra vez y que hasta la fecha lo sigo escuchando cuando me pongo melancólico y con ganas de bailar sólo en mi cuarto.



3.- ¿Cuál fue el primer disco que le envidiaste a alguien por no poderlo tener?

Podría mencionar muchos. El primero que envidié conscientemente fue el "Flesh & Blood", de Poison, que lo tenía mi hermano y obviamente casi no me dejaban agarrarlo, so pena de cortarme los dedos de la mano si algo le pasaba, jejeje. Ya más grande le envidié a unos amigos el tener el disco "High & Dry" de los grungeros Meat Puppets, donde venía la rola "Backwater", un rolón de principios de los 90’s. En estos momentos diría que el disco que más envidio -por no tenerlo entre mi colección- es el nuevo material de Dream Theater llamado "Systematic Chaos", pero espero próximamente tener el dinero suficiente para comprarlo.

4.- ¿Cuál es tu disco favorito para manejar?

Me encanta manejar escuchando Guns N’Roses ("Use Your Illusion I & II"), Panda ("Amantes Sunt Amentes" y "Para ti con desprecio"), Mago de Oz ("Finisterra" y "Gaia II: La Voz Dormida"), y Dream Theater ("Awake" y "Metrópolis II: Scenes From a Memory"), aunque últimamente me gusta escuchar música electrónica llena de drum n’bass cuando agarro carretera, alucina uno bastante al aporrearse las bocinas con el sonido desquiciante del bajo; pero si de cantar mientras conduzco no hay nada como un poco de M-Clan ("Sopa Fría").

5.- ¿Cuál es el disco que mejores recuerdos te trae?

Podría comenzar mencionando de nueva cuenta el "Flesh & Blood", de Poison, debido a que fue el parteaguas en mi gusto musical, puesto que antes de escuchar por primera vez el Unskinny Bop mi onda era el punchis punchis y el pop a su más alto poder fresón, pero después de escucharlo, mi horizonte se abrió cada día más; "Awake", de Dream Theater, pues fue el primer disco de ellos que escuché y con lo cual comencé a buscar y comprar todos y cada uno de sus discos así como bajar de Internet lo más raro que haya sido grabado por estos new yorkers progresivos; "El Espíritu del Vino", de Héroes del Silencio, la mejor de sus grabaciones y por lo tanto el inicio de mi tan afanado gusto por su música y letras bastantes fumadas y no por lo mismo tan alucinantes; "So Far So Good", del fresísimo roquero Bryan Adams, una excelente colección de sus mejores baladas con las cuales muchos recuerdos agradables en la compañía femenina a lo largo de mi vida; "Bringind Down the Horses", de los Wallflowers, más que nada por la rola que conmemora el inicio de mi relación más duradera de mi vida.

6.- ¿Cuál es el disco que más te avergüenza tener?

El "Sí", de Julieta Venegas, y no es porque no me guste escucharlo, digamos que es mi placer culposo puesto que es un disco con el cual mi cantante favorita en español cambió rotundamente el sentido de su música y de sus letras. "Noelia", el disco debut de esta salsera baladista reggetona y no se qué más estilos musicales se ha metido esta tipa, no lo tengo de manera original pero sí quemado, y es un disco que me gusta escuchar, pero no me gusta que alguien me sorprenda haciéndolo jejejeje.


7.- ¿Cuál es el disco que más lamentas haber perdido?

Debido a mi manera de ser de que cuido más mis discos que mi propia vida jeje, muy pocos discos han pasado a mejor vida, algunos se me han perdido y otros en formato de cassette si es que alguien lo recuerda jejeje, la cinta tronó de tanto ser escuchados, un disco que me dolió perder fue el "Joyride", de Roxette, y no lo perdí por cuestiones de robo o extravío, sino que se lo cambié a un compañero de la secundaria por el "Smashes, Trashes & Hits", de Kiss, dicho disco lo eché de menos puesto que ahí hay muchas canciones que me encantaban escuchar y que me traía muy buenos recuerdos de mi infancia. Otro disco fue el "In Utero", de Nirvana, un señor discazo que me provocaba escucharlo una y otra y otra vez hasta el hastío o hasta que mi madre me gritaba que le bajara a mi escándalo. Y por último podría mencionar el disco tributo a Black Sabbath, "Nativity In Black", que pasó a mejor vida gracias a mi antiguo estéreo rompe cintas que tenía en mi cuarto, un disco con grandes canciones hechas de nueva cuenta y con grandes versiones de grandes grupos y mescolanzas raras que se dieron sólo para su grabación.

8.- ¿Cuál es el disco que adquiriste más recientemente?

Recientemente y de carácter original adquirí "When Dream and Day Unite" y "Train of Thought", ambos del excelente grupo Dream Theater y con los cuales acompleté por mientras mi colección de discos en estudio de esta agrupación; así como el disco "Retrato Hablado: Canciones Pop 88/07 Vol. 1", del excelentísimo compositor e intérprete mexicano, el Sr. González, un disco compilatorio de sus tres discos en solitario que contiene las grandes rolas "Burbujas de Jabón" y "Escribiéndole", ambas de su primer disco denominado "El Sr. González y los Cuates de la Chamba", ¡háganse un favor y cómprenselo!, este disco a su vez trae como obsequio un disco experimental del mismo intérprete en compañía de más gente, llamado "Verdades o Mentiras", del grupo de Internet gratis El Grao, un muy bien disco lleno de rolas tranquilas y llenas de humor y tristeza, una rara combinación que provoca escucharlo una y otra vez.


9.- ¿Cuál es el disco que más te ha influenciado en la vida?

Sin lugar a dudas el "Apettite for Destruction", de Guns N’Roses, un disco que cada que le pongo "play" a mi reproductor lo escucho de principio a fin y lo disfruto enormemente. El "Viaje a Ninguna Parte", de Enrique Bunbury, es otro disco que me ha marcado gracias a lo variado que es en sí dicho material, cuyas letras no tienen un poquito de madre y hacen darse cuenta el porqué el buen Bunbury es lo máximo en cuanto a solistas se refiere. "Física y Química", de Joaquín Sabina, es el disco que marcó un nuevo parteaguas en mi panorama musical al mostrarme que no sólo los discos que rock pueden provocar en mí una gran excitación a mi paladar musical, sino que tan sólo una voz ronca y una guitarra y a veces un piano pueden hacer que mi piel se erice al escuchar una rola como lo provoca "Peor para el Sol".



10.- ¿Cuál es el disco que prefieres para hacer el amor?

Cuando de intimidad se trata no hay un estilo musical o un grupo en particular que me agrade para realizar el antiguo y bien apasionado "mete y saca", pero sí depende de la intensidad con la que lo quieras hacer jejeje. Si se requiere de un acompañamiento para una sesión de sexo suave y romántico, un poco de música lounge o electrónica suave queda como anillo al dedo, pero si lo que uno requiere es acompañar una sesión de sexo desenfrenado y totalmente entregado, una tanda variada de música de los 80’s que incluya power baladas del estilo Poison, o baladas blues al estilo de Tracy Chapman o simplemente dejar la televisión encendida en VH1 a cualquier hora y la música pasará a un buen fondo, pero nunca a un primer plano.


11.- ¿Cuál es el disco que quisieras que tocaran en tu funeral?

Tanto así como discos completos no, sino una buena tanda de rolas de Mago de Oz, Panda, Celtas Cortos y demás que hablen de la ausencia del ser querido para que lloren con ganas el día en que este negrito ya no esté dando lata en este mundo cruel y delicioso en el cual vivimos y jodemos.



12.- ¿Cuáles son los cinco discos que te llevarías a una isla desierta?

No serían sólo cinco discos específicos, me llevaría colecciones completas de mis bandas favoritas: La Cuca, Fórceps, Nata, Héroes del Silencio (Bunbury incluido en solitario), Mago de Oz, Guns N’Roses, Dream Theater, M-Clan, y un larguísimo etcétera; es que mi vida no estaría completa sin mi colección completa de discos.

Los partidos y sus distintas realidades

Los partidos y sus distintas realidades

Situaciones contrastantes.

 

Los recientes escándalos que ensombrecen el paisaje de las principales fuerzas políticas –PAN y PRD-, la decisión de Convergencia de retirarse de la competencia a la gubernatura para concentrar sus energías en las diputaciones federales, así como un escenario partidista integrado por una constelación de organizaciones pequeñas, solamente reafirman que, quien alcanzará el pináculo en estas elecciones locales, es Fernando Ortega Bernés, el candidato de la Coalición Unidos por Campeche (PRI/PANAL).

 

En efecto, gracias al consenso construido por sus principales grupos de poder internos, el Revolucionario Institucional fortaleció su estructura compacta. Esta alianza estratégica constituye una barrera que ni siquiera lograrán romper las voces de inconformidad de los aspirantes priístas desplazados en los municipios. En esta geografía de contrastes, sin duda en Campeche la era tricolor se extenderá un sexenio más.

 

 

Un golpe certero.

 

La denuncia de un intento de soborno para favorecer publicitariamente a Mario Ávila Lizarraga, el candidato a gobernador de los blanquiazules en Campeche, con cargo al erario, fue el barril de pólvora que estalló cuando el grupo Megamedia la hizo pública mediante uno de sus medios de información: El Diario de Yucatán.

 

Los demoledores efectos de las acusaciones alcanzaron a quien se sustentaba como coordinador de la campaña de Ávila Lizarraga, Jorge Luis Lavalle Maury. Semanas más tarde, el devastador fuego se expandió con la renuncia de Miguel Ángel Jiménez Godínez, director de la Lotería Nacional, ambos involucrados en el fallido soborno a Megamedia.

 

Este polémico episodio ocurre cuando en el plano nacional el PAN empezaba a arrinconar a los priístas con fuertes declaraciones verbales, cuestionando la actitud pasiva de éstos en la guerra del Presidente mexicano contra el narcotráfico. Sin embargo, la contraofensiva no provino del PRI, sino del grupo Megamedia.

 

La situación fue aprovechada por los tricolores para levantar una escalada de ataques y que en estos momentos mantiene a los blanquiazules dando patadas de ahogado, amén de que los restantes partidos opositores también conformaron un frente que está acorralando al PAN.

 

Primero fueron los millonarios recursos que los panistas, respaldados por el patriarca Carlos Mouriño Atanes, derrocharon en beneficio de Ávila Lizarraga, saturando la ciudad capital con una numerosa propaganda. Ahora, las abyectas acciones de los mismos tienen en jaque a su candidato, quien observa cómo se evaporan sus posibilidades de acariciar la gubernatura.   

 

Sin perder de vista este proceso, las consecuencias son positivas para el PRI en el arranque de su marcha a la Presidencia y, sobre todo, los priístas campechanos comienzan a quitarse las piedritas en el zapato, de esta forma podrán caminar tranquilos y sin dificultades hacia el cuarto piso.

 

Lo que ocurre en la entidad es un espejo de lo que está pasando en México: un entorno de la polarización de la lucha por el poder, que ha quedado reducido a sólo dos fuerzas, es decir, el PRI y el PAN. En los agrestes territorios que componen la política, los priístas galopan en caballo de hacienda al tiempo que los panistas comienzan a pagar muy caro sus torpezas en la dirección del Estado mexicano.

 

 

Sin posibilidades de triunfo.

 

La vorágine que está abriendo fisuras en el seno de Acción Nacional no es la única que robustece a los priístas. También en el Partido de la Revolución Democrática se cuecen habas. A diferencia de los blanquiazules, desde hace muchos años los perredistas están muertos en el ánimo del electorado campechano. En gran medida, la flaqueza masiva de los amarillos es culpa de sus propias ambiciones. Los que había iniciado como una esperanza de ciudadanización de la política y del cambio democrático en la sociedad, pronto derivó en una fuente de enriquecimiento de intereses mezquinos.

 

Después de las elecciones de 1997, cuando la senadora Layda Sansores Sanromán colocó al partido del sol azteca en la antesala de la gubernatura, las divisiones internas precipitaron el declive partidista y el proyecto renovador se derrumbó con la salida de cientos de seguidores de la legisladora federal. El organismo quedó en manos de una de las facciones y, por ende, se constituyó en espacio para el ejercicio lucrativo de la política.

 

Desde entonces, el perredismo está indisolublemente vinculado a un solo nombre: Abraham Bagdadi Estrella, que los índices inquisidores señalan como el dueño del partido en el estado. La controversia lo acompaña de la mano esquivando acusaciones periodísticas de corrupción, resistiendo las agresiones de facciones rivales o desarticulando la fuerza de grupos perredistas emergentes.

 

La sombra de Bagdadi Estrella persigue a los candidatos a puestos de elección popular y en este caso no será la excepción, como se comprobó en los desmanes del reciente proceso interno del PRD. Para representarlos se eligió candidato a la gubernatura a Francisco Brown Gantús, sin embargo, este personaje parece más empeñado en levantar denuncias y demandas contra quienes se atreven a criticarlo.

 

Demasiada razón le sobra al aspirante, ya que no es lo mismo acusar con fundamentos que sin ellos, pero como los rumores se expanden a la manera de un fuego a campo abierto, las dudas sobre su rectitud quedarán suspendidas en el aire como un virus.

 

Los vericuetos que atraviesan en proporciones epidémicas a los solaztequistas en el país son causados por sus propias hordas bárbaras, en la medida que la dirigencia nacional no reforme internamente a la institución para romper los cacicazgos y caudillismos locales, la debacle electoral persistirá, por lo tanto, en Campeche el PRD quizá conseguirá un lejana tercera posición.      

 

 

Sólo mera compañía.

 

Convergencia es la única fuerza política que entendió que la carrera por la conquista de la gubernatura quedará entre priístas y panistas. Razonablemente determinó retirar a la profesora Margarita Duarte Quijano de la candidatura, luego de una fallida coalición con el Partido del Trabajo. En la pasada elección se ubicó en el tercer lugar de las preferencias, sin embargo, es más probable que tengan fortuna con sus esfuerzos dirigidos en las diputaciones federales.

 

En relación a los demás institutos políticos, serán mera compañía. El Partido del Trabajo, el Verde Ecologista y el Socialdemócrata son débiles y no están a la altura de las circunstancias. La lógica de su lucha obedece más a la conservación de su registro.

 

 

Una pequeña conclusión.

 

 El espectro partidista presenta realidades distintas. Los grupos internos del PRI han construido una sólida formación que los catapultará otra vez a la gubernatura. Mientras que el PAN, que le venía pisando los talones, ha recibido un golpe certero que lo tiene tambaleándose; el PRD no le hace sombra a ninguno de los anteriores partidos porque sus facciones le impiden crecer electoralmente, Convergencia no registró candidato y, del resto de las fuerzas, presenciaremos quién sobrevive a la vida pública y quién será flor de un solo día.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Discografías Vol. II

 Track 1.

 

Lo último que pude pensar es lo que provocaría al tomar prestado el reproductor de mp3 de mi hijo… Se volvió fan de Aleks Syntek.

 

¡Chale! Y yo que ya lo hacía por los inciertos caminos de la exploración musical, pero que le vamos a hacer, yo también tuve 10 años y me gustaban los discos de Leo Dan de mi papá.

 

Pero (y ahí viene lo bueno) me dio tiempo de ponerme a escuchar parte de la discografía de este inusual personaje de la música pop mexicana y sacar algunas ideas para esta columna, que como ven se fue de vacaciones.

 

Track 2.

 syntek 20 por ti.

Todavía recuerdo el año 1989, yo estaba en la secundaria, y Raúl Alejandro Escajadillo Peña, si, el gordito de “Chiquilladas” se lanzaba en medio de la turbulencia de la invasión adolescente de los 90 con un disco… curioso, es decir lo menos. Yo no lo sabía pero el cuate este ya había compuesto para Timiriche (ooohhh) y ahora, al lado de Michel Rojkind y León Chiprut. Armaba el concepto este de “La gente normal” los ’80 terminaba y el futuro se adivinaba incierto.

 

Debemos recordar también que ese año (89) vio nacer a figuras que serían llamadas a ser las más importantes de la década siguiente: Alejandra Guzmán, Gloria Trevi, Thalía (oooosssh, osea, eseososiseasea). Y en consecuencia sus discografías.

 

Una canción necesitó Syntek: “una pequeña parte de ti” la baladita pegó, se trepó al top 20, y luego vino un breve silencio y 1993 llegó “más fuerte de lo que pensaba” su disco más sonado en sus primeros 10 años. Este es un ejemplo claro de muchas discografías, para muchos intrascendentes, en el periodo 1989-1999 con 4 discos se ubicó en un discreto segundo plano. Innovando (lo que parece fácil debido a que nuestra industria musical gusta de trabajar con fórmulas probadas), creciendo y viéndose alternativo (lo cual también es una paradoja porque estaba en el mismo plano que muchos artistas plásticos).

Llegó 1999 y “Sexo, pudor y lágrimas” la película de Antonio Serrano, y el soundtrack de Aleks Syntek lo cambió todo. Se volvió el artista del año en México y de repente se le vio en todos lados (por cierto en Puebla se hablaba mucho de él, gracias a Adal Ramones, que para entonces era el showman del momento) y (otra de esas cosas increíbles) tuvo el OST mexicano más vendido de la historia.

 

Syntek ha permanecido congruente con su propuesta, en 2001 salió el automático para la gente “De noche en la ciudad” fiel a su estilo electro-pop, Syntek ha participado en soundtracks, ha hecho algunas versiones de éxitos del pasado sin echarlos a perder, no le dice que no a los duetos y se ha desarrollado artísticamente de forma muy decente. Alguien me dijo por ahí “oír el primer verso de un corte suyo es oír toda la canción” pero… curiosamente oír un disco suyo no es oír toda su discografía, siempre tiene un as bajo la manga y tras 20 años de carrera aún es capaz de sorprender. “Mundo Lite” es muy bueno y “Lección de vuelo” es imprescindible. (Tanto que a mi hijo le gustan muchos de sus cortes, ¡ah! Y trae los éxitos de Aleks Sintek en su mp3).

 

Track 3

 

Café Tacvba también cumplen 20 años como grupo…

cafe%20tacuba%201 por ti.

Todavía recuerdo 1989 aunque el primer disco formal de los satelucos estos vio la luz en 1992. Eran los tempranos noventa. Si, el rock alternativo y las habas, pero en México no hubo una escena alternativa, por lo menos en el rock no la hubo, porque no existía un mainstream rockero, lo más próximo a eso era Caifanes, y honestamente no se le veía cara de rock, rock, rock.

 

Por otro lado la escena comercial se saturó con Maná y Botellita de Jerez que ya le habían vendido su alma al diablo apareciendo hasta en la portada de la revista  “Eres” (o  te haces pendejo”, dijera el botello Armando Vega Gil). Todo lo demás venía de Argentina y España. Y grupos como Coda, La Cuca, La Maldita (otros que tuvieron su portada en Eres), Tijuana No y etcéteras que los rockanrolearon ad-alratito, incluyendo a los Tacvbos (jiiiijoles, también aparecieron en la Eres, ni hablar) pues tuvieron sus destellos en las radios locales. Eso si, con canciones escogiditas. De sus discos no se hablaba. Tanto que sólo en los spots de las campañas del gobierno de cuando en cuando sonaba un cachito de una que otra rola, las afortunadas.

Café Tacvba sacó a la luz su disco homónimo en 1992. Cosa interesante colar cinco números en los primeros 40 de las listas pop en México (con todo lo arbitrarias e irregulares que son) “Las batallas”, “Las persianas”, “Rarotonga”, “Maria”, “La chica banda” nunca más un disco de ellos lo ha vuelto a hacer, pero hay que verle que ninguno de estos cinco llegó a ser número 1, vaya ni siquiera llegaron al top 10.

 

Su segundo disco “RE” es (a la fecha) uno de los discos mejor logrados de la historia de la música mexicana. Un disco conceptual hasta en el concepto gráfico. Todavía les importaba “el que dirán” y cosa curiosa, ya sabían que la chica fresa de la escuela católica los oía, igual el chavo banda, igual los intelectualitos de la secu y hasta los papás (¡ah! Recuerdo cuando el mío los vio en el programa nocturno del infumable Ricardo Rocha. Salió como chiflido a comprar  “Re”). Así que se arriesgaron a incluir muchas ideas en el álbum, incluyendo “la ingrata”, su primer número 1 y aquel himno gay  “el baile y el salón”.

re pequeño por ti.

 

Luego vino “Avalancha de éxitos” un presunto homenaje a la música popular mexicana, dejando para la posteridad el numero inmortal del maese Jaime López “Chilanga Banda” (por cierto hace unas semana le vide –al maese López- con los Mexicanto en Canal 11, sigue por el buen rumbo aunque dos rolas no más no me latieron).

 

Regresando a los tacvbos. En 1999 sacaron su “álbum blanco” el disco “REVES/YOSOY” disco doble, para los fanáticos fue una revelación, para el público en general una enorme decepción. Sin embargo ya habían llegado al punto en el que podían hacer lo que se les pegara la gana. De ahí 2 recopilaciones, el unplugged (grabado en 1995, durante la gira de “RE”) “cuatro caminos” (que los volvió a meter a la radio), colaboraciones en soundtracks, discos individuales y “Sino” su disco más reciente, bueno a secas.

 

Los Tacvbos exhiben algo de lo que carecen muchos grupos de rock: eclecticismo y honestidad. La Banda de Ruben Albarrán (para no ponerle la interminable lista de alias que tiene) Meme del Real, José Rangel y Enrique Rangel, más los que se suman. Aparentan no tener miedo de lo que pueda suceder en su propuesta, por eso su discografía es tan rica. Ojo, pero también es la razón por lo que es difícil oírla toda. Hay discos que pueden gustar y otros que se hacen pesados.

 

Ahora planean una gira de celebración por sus 20 años y seguro habrá disco que registre tal acontecimiento, así que nos queda sólo esperar.

Tómense unos minutos de ocio

Erase Juanito, un sujeto como todos los demás, que podía lidiar de manera un poco lerda con las tareas escolares, pero aún así era querido por las maestras, incluso siendo bastante rebelde y continuamente llevado a la dirección, sus padres asistían y no pensaban que su hijo tan bien portado podía ser un "pájaro loco" en el salón. Y ante la mojigatería de su madre en situaciones sociales, el niño sólo temía el momento de llegar a casa porque era entonces que la bomba estallaba, aunque siempre abrigaba un espíritu deportivo que nunca dejaba pasar la oportunidad de ensayar las habilidades de cada uno de los integrantes, y recordar que un buen batazo en la cabeza podía hacer recordarle al chiquillo cómo hay que pegarle a la bola para ser un excelente pelotero pero él entendió mal convirtiéndose en un pelotudo; válgame, ¡con el bat que le pegaban al perro! pero tal vez sólo era para recordarle que jugaba con los Bulldogs del Ajal.

 

Sí, en ocasiones bastante inconsciente el chamaco. Hubo una temporada en la escuela en que se desató la histeria colectiva porque un chico de grado más alto le robaba la comida a los más pequeños; aquello se volvió casi un mito y, en vez de jugar a las agarradas o los monstruos con sus amiguitos, jugaba a que uno se volvía el ladrón de comida y perseguía a todos los demás, pero un día el bellaco quiso incluir en su juego a su hermano mayor, que por cierto nada tenía que ver en el entierro, convirtiéndose en  el ladrón de comida, y como sus características daban a las señaladas por todas las lenguas de la escuela, lo llevaron a la dirección, pobre hermano, ni siquiera recibió un ‘usted disculpe', pero, ya se desquitaría con Juanito.

 

Ya en la secundaria, tuvo algunos chispazos de inteligencia, cosa que lo llevó a ser el primero en matemáticas en uno de tantos meses; en los exámenes, el malintencionado maestro hacía que el primero que acabara pasara al frente a vigilar a los demás, era casi un tipo de experimento en donde a uno del grupo lo ascendía a un puesto de guardia, de poder, claro está, que no faltó que el tarugo de Juanito se pusiera a cuidar a los demás un día, todos sabían que los exámenes se prestaban para copiar con gran facilidad, pero nuestro personaje pensó en voz alta y, con voz de Babalú, dijo: "ehh Jordan (refiriéndose a la estrellita del básquetbol del salón), estás copiando", obviamente el maestro se paró y le quitó el examen, el muy taimado de Juanito recibió su merecido en un lugar apartado junto a las canchas de baloncesto, sólo faltó que quedara colgado del aro, a lo mejor porque sus compañeros de grupo eran igualmente chaparros.

 

El primer día de prepa fue mofa de la clase. Él, muy seguro que no tenía que ir a la escuela ese día, fue llevado de las orejas por su madre quien lo puso frente a la puerta del salón y tocó la puerta; salió un maestro gordo, parecido a Pedro Picapiedra, diciendo: "¿sí?", la madre respondió: "mi hijo no sabía cómo llegar a la escuela y ahora lo traigo", el maestro dijo: "¿que clase de hombre eres que tu madre te viene a dejar al salón?". La clase rió intensamente y Juanito -con la cola entre las patas- se dirigió al único asiento que estaba libre, pensando en la dulce venganza, pero esa no llegó nunca, mas bien al siguiente día llegó el director de la escuela diciendo que había un sobre-cupo en el aula y que no podían estar tantos alumnos ahí, así que procedió a mandar a Juanito y a otros cinco infortunados a otro grupo, así es como llegó a la nocturna. Juanito, que gozaba de despertarse tarde, sólo exclamó "¡¡yabadabadú!!".

 

Esos cinco, más Juanito, se convirtieron en los más entrañables amigos: el Tuza, el Goyo, el Pony, el Mai, el Mamey, uniéndose también el Chava, el Totol, el Gil, y el Erick, que era el único que se le llamaba por su nombre, bueno, y a Juanito. Eran todos unos badulaques con características bastante definidas; por ejemplo, el Goyo era casi un mamut de 1.80 (cuando todos promediaban menos del 1.70) y unos 90 kilos de peso, mientras que el pony era un ejemplar de menos de 1.60 aparentando ser un niño; todos los días siempre faltaban a la primera clase, tratando de hacer unas dominadas con el balón y viendo por debajo de las faldas de las colegialas incautas que se paseaban en los pasillos de la escuela. No faltaban los días en que hacían la clásica bolita a alguien, incluso llegando a ahogar a el Chava, que solía ser bastante robusto y, en vez de ayudarlo, todos reían de su pálida expresión ya casi con un estertor diciendo: "pinches putos". Un día que quisieron ultrajar al Pony, el Goyo llegó muy angustiado e indignado diciendo: "Tuzita Tuzita, cómo ves que el Pony dice que soy colita"; o sea, culero.

 

Entre todo eso, Juanito se enamoró. Juanita era una chica por demás hermosa: ojos claros y piel blanca, como aquella chica que le inspiró a Neruda. Esbozaba una sonrisa cuando todos cagaban de risa; cabellos negros y ondulados definían su ser. Cada vez que Juanito hablaba con ella, tartamudeaba, se le olvidaba dónde vivía, no sabía en qué clase estaba, incluso la primera vez que le habló, dijo: "hola, me llamo Juanita". No, este tipo seguía siendo un imberbe. Un día, embobado por la atractiva moza, bajaba distraído del camión cuando en un instante se encontraba de bruces contra el pavimento. Sus amigos lo empujaron lanzándolo por la puerta de bajada y, a través de la ventana, Juanita lo miró esbozando sólo una sonrisa, pero ya con la mano en la boca porque no aguantó más, dejando de lado su bienamado misterio. Ella terminó por apodarle "cerebro de teflón".

 

Un día Juanita se fue y Juanito pensó que definitivamente no la volvería a ver nunca más. Así, quiso empezar una nueva vida: no quiso estudiar más y fue saltando de trabajo en trabajo, empezó en una vinatería donde los clientes siempre le exigían que abriera más temprano, a lo que por lo regular él respondía que no era el dueño y tenía un horario establecido, pero siempre hay alguien que lleva la delantera y uno de sus clientes un día le llevó un petate y le dijo "¡pa' que te duermas y te levantes temprano a abrir!". Juanito no supo qué decir, sólo agradeció guardando el petate, y que si bien no abrió a la hora que le habían requerido, sí le sirvió un día que tuvo que dormir en la calle. Otro cliente acostumbraba a comprar un ‘cuartito', abrirlo y tomárselo en el lugar, cosa que estaba prohibida porque no era precisamente una cantina, pero mientras Juanito trataba de disuadirlo con indiferencia, el osado hombre le platicaba sus aventuras que siempre implicaban sus aires aventureros y de cómo en una playa nudista tenía siempre que dominar su miembro viril porque le era inevitable; Juanito, que nunca había ido al mar, soñó mujeres desnudas que entraban a su vinatería pidiéndole un vaso de leche con un paraguas como mezclador a manera de coctel; amaneció mojado pensando ¿qué es un paraguas y qué una sombrilla?

 

Cambió de trabajo sabiendo mucho de licores y se fue de estibador a una compañía farmacéutica; se le hacía fácil hasta cierto punto ordenar las estibas y ponerlas en su lugar adecuado. El jefe se encargó rápidamente de hacerlo surtir el producto a las diferentes sucursales, incluso a hospitales privados. Un día de fiesta, Juanito fue invitado a pasar al convivio. Haciendo un alto en su labor, la chica que daba los canapés era bastante simpática, así que nuestro personaje se le acercó, tomó uno con torpeza y dijo "gracias"; la chica le ofreció una servilleta, pero una de las 30 más que tenía en la mano. Juanito, que había quedado impresionado por la chica, tomó todas. Dio vuelta para irse cuando aquella lo alcanzó diciendo: "¡oye!, no todas". ¡Vaya que vergüenza!, el infortunado hombre se las regresó tirando su bocadillo, quedándose con sólo una servilleta y con calentura de pena, imaginen ahora, un cuadro donde la doncella se aleja y el protagonista queda mirando fijamente hacia la cámara viendo cómo se va la chica, los bocadillos y su estupidez.

 

Como por una casualidad, Juanito conoció a Susanita y se hicieron novios, era la más tierna de las niñas del barrio, arrancaba suspiros como un huracán levanta palmeras, la muchacha era bastante tímida y muy sucinta en sus comentarios, le preparaba a Juanito un pequeño pastel todos los fines de semana. El día que la conoció él le hablaba al oído con excelsa ternura, ya saben: las estrellas, una noche fresca de primavera, los perros callejeros circundando las bolsas de basura que estaban en uno de los callejones del barrio, todo parecía perfecto, cuando de repente, silencio... pudo haber pasado una bola de heno de esas habituales del Oeste; al muy cara dura se le ha olvidado el nombre de Susanita, y aquel soliloquio de palabras dulces queda interrumpido de súbito y sólo puede agregar: "tú eres, tú eres... (...) mmm, muy importante". Ja Ja, lo que pasaba por su cabeza era decirle: "tú eres Susanita, la mujer que quiero bajo esta luna". Después de terminar con ella, se hizo novio de la estegosaura, por lo verde y jorobada; trabajaba en una fábrica de jabones, de esos que dan en los hoteles. Tenía una tonalidad verdusca en la piel, los colorantes se le habían adherido en gran forma y la joroba le brotaba por todas las horas que pasaba inclinada vuelta sobre el trabajo de la manufactura de jabones. Juanito pensó que podía limpiar su reputación con ella, pero no, sólo pudo conseguir un trabajo en el museo de historia natural, era conserje y continuamente pasaba por el espacio de los mundos Jurásico, Triásico y anexos, y es donde pudo constatar el ‘nombre' de su singular novia.

 

Años después, en un viaje que hizo a Guadalquivir, quiso conocer la ciudad visitando cada uno de sus rincones, de repente, vio algo que lo dejó anonadado; no lo podía creer, se frotó los ojos pensando si acaso no era la resaca lo que le hizo imaginar la cara de una conocida en una desconocida, cosa que le había pasado la noche anterior cuando al intimar con una dama, ya entrados en el delirio alcohólico, pensó que se trataba de otra mujer que había tratado antes, pero la irrupción de la mesera ofreciéndole otra bebida pudo despertar a Juanito de su viaje de metaconfusión. Regresando al punto inicial, se acercó sigilosamente a la mujer que no podía creer que era, y le dijo: "hola, soy Juanito, ¿eres tú  Juanita? Ella lo vio detenidamente y dijo dubitativamente, "sí". Juanito no podía contener la alegría, aquella chica de sus sueños delirantes, aquella piedra angular de su vida amorosa aparecía de repente; gritaba de felicidad hacia sus adentros hasta que empezaron a platicar y escuchando un "me casé hace cinco años y tengo dos hijos hermosos". Juanito entendió que el vivir un milagro no es siempre el cumplimiento absoluto de los deseos, sino que es sólo una situación de la cual se debe tomar lo bueno de lo que él se desprenda.

 

Pasó el tiempo y por algunas influencias consiguió un trabajo como mascota de un equipo de béisbol, los Acid Boys de Tangamanga, podían ser los Piratas, los Leones o los Guerreros, pero daba igual, una novena que deleitaba a sus fanáticos con grandes atrapadas y soberbios batazos, que siempre le daban dolor de cabeza a Juanito, y aunque debería alborotar a la clientela del parque cuando eso sucedía, él titubeaba antes de correr en círculos y dar dos maromas en reversa; la solución fue tomarse unas aspirinas antes de cada juego, claro que hubo un tiempo que las dejó cuando el equipo cayó en un ‘slump' tan prolongado que la gente dejó de ir al parque y ya no había que hacerle gracias a la concurrencia. Aún así, temporada tras temporada él seguía innovando y ganándose cada vez más el cariño del público. Casóse con bella mujer del pueblo y compulsiva fan del equipo, todos los días estaba ahí, aún así perdiera. La invitó a cenar un día aceptando ella gustosa, tal vez más porque prefería irse con el bufón del parque antes que seguir esperanzada que otros 18 jocosos individuos (los del equipo de beis) le dieran una alegría. Salieron unos dos años y se casaron con el "llévame al parque de pelota" como fondo musical en la iglesia del pintoresco pueblo. Hay que decir que el órgano de la iglesia fue llevado al parque de pelota una vez que acabó la boda de Juanito. Y así, con un "y vivieron felices para siempre", les he relatado la historia de Juanito. La moraleja: no hay mejor moraleja que a la que cada uno le queda.

¿Qué ves cuando me ves?

Acusados de pretenciosos, incluso por nosotros mismos, por fuera nos llamaban cerrados, por dentro nos veíamos algo dispersos. (Epílogo, Diálogos Postmodernos, 2009).

Has crecido, ya no estás tan joven y sientes que no puedes seguir en el mismo lugar que hace diez años; tienes que desmarcarte. Hoy puedes escuchar las burlas de lo que  tiempo atrás formaste y viste crecer, y te suena ajeno.  Quizá te arrepientas de haberle dedicado tanto tiempo a algo que al final crees que nadie valoró lo suficiente; puedes decir que es un retroceso participar en algo que representa, a fin de cuentas, el pasado (aunque realmente no haya mucho que retroceder, pero, vamos, distancia al fin).  Y sin embargo, algunas veces de camino a casa sueñas con volver, añoras, los días en que ese puñado de tipos sin ninguna formalidad te escuchaban, que junto con ellos conociste otras formas de expresión, los días en que las reuniones eran reuniones, no sesiones de crítica de cine; esos en los que hablabas de ti sin que pareciera que estás narrando el capítulo de tu próxima novela. El encuentro con otros era todo menos una competencia de adjetivos descalificativos. Es posible que eso te suene más sincero que todo en lo que acabó aquello otro.  Tal vez te dieron miedo esas palabras que tanto asustan ahora a cualquier artista independiente: “solemne”, “pretencioso”. Se perdió la inocencia, se tenía que perder.  Sí, ya sé que en estos días no está permitido decir en voz alta después de tres horas criticando todos los encabezados de los diarios “cómo extraño aquella canción de Junior Klan”. Imposible, no a estas alturas. Y aunque irónicamente hoy las tertulias han vuelto a convertirse gradualmente en pláticas de intelectuales, te sientes más en confianza; cobijado y protector a la vez. Lo que escribes es intocable y lo del grupo también; siempre ha sido así, aún desde los inicios. No importa que hoy sacar la guitarra y cantar unas canciones se vea tan lejano, impropio y hasta naco. Y es que en el fondo no te llena del todo pasar horas celebrando un cumpleaños criticando entregas de premios y argumentando una crítica de algún blog; queriéndole decir a ese amigo que escribir no necesariamente significa hacer un diario personal basado en hechos reales, pero no sabes cómo. Y qué más da, al menos ahora sí puedes compartir más de ti. De nuevo, cuando esa solemnidad comienza a coparlo todo, no puedes evitar tararear en tu cabeza esa jocosa tonada de El General con la que tanto te reíste en compañía de una bola de tipos con unas cervezas encima: “No me trates no, no me trates de engañar, yo sé que tú tienes a otra y a mí me quieres para…”. Es hora de salir del camino y tomar la ruta.

Por los buenos viejos tiempos y por lo que viene...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres